Viajes

París: qué hacer, qué comer, dónde dormir, y mucho más

No hay quien lo dude ¡París es una de las capitales europeas preferidas a la hora de viajar! esta es la razón por la que cuenta con una vasta cartera de hoteles; si bien puede sonar como una ventaja, no siempre lo es, sobre todo para quienes la visitan por primera vez y no quieren perderse de los lugares de interés turístico repartidos en una extensa área. Por regla, alojarse en el centro es la recomendación, aunque es de enfatizar lo costoso que puede ser la idea ¿Cuál es la solución? apostar por zonas aledañas buenas y más económicas. 

¿Qué hacer, comer y dónde dormir en París sin gastar demasiado?

En términos de atractivos turísticos, la ciudad es de esas capitales europeas que lo tienen todo; desde belleza natural, hasta los más emblemáticos monumentos, museos y joyas de arte o arquitectura. Si bien la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, la Plaza de la Concordia y el Museo del Louvre, suelen ser vistas obligadas de los turistas – especialmente, si se trata del primer encuentro – París es más que eso.

Conocer la cotidianidad del parisiense, empaparse de su cultura y disfrutar de su buena cocina, son tres aspectos clave de vivir una verdadera experiencia en París; pese a que es en su centro la zona que reúne mayor cantidad de atractivos, comer o dormir en ella, no es una idea apta para toda clase de presupuesto,

Por fortuna, la ciudad se dota de una extensa y eficiente red de metro, de ahí al intentar responder dónde alojarse en parís es igual de factible hacerlo en ubicaciones un tanto más alejadas que supongan mayor economía, sin renunciar a la comodidad u oportunidad de sacarle el máximo provecho a la visita.

Zonas seguras donde dormir en París

Hoteles, hostales y apartamentos, se concentran en las zonas emplazadas a orillas del Sena,  consideradas las más seguras para alojarse en la ciudad; barrios como el Saint-Germain-des-Prés, Île de la Cité, Trocadero, Montparnasse y áreas aledañas a la icónica Torre Eiffel, corresponden a la mejor cara de París – y como se mencionaba – la más céntrica y costosa.

De ahí que si lo que se quiere es comodidad en un entorno tranquilo y elegante, sin preocuparse por el dinero, esta sería una opción tan viable, como hospedarse en los alrededores de la zona del Louvre, los Campos Elíseos y la Plaza de la concordia al estar continuamente vigiladas por la policía debido a ser de gran importancia turística.

Claro, esto no implica prescindir de la necesidad de estar atentos, al igual que en otras ciudades de Europa, es posible encontrar carteristas  y delincuentes que se aprovechan del descuido y abarrotamiento de los monumentos y sitios de interés para cometer sus fechorías.

Alternativas adicionales donde alojarse en Paris: 

Para los que el presupuesto les impide alojarse en el centro, existen opciones seguras y confortables; pagando mucho menos de lo que se tendría que desembolsar en un hotel del centro, en los siguientes barrios, se consigue igual nivel de comodidad con el plus, de moverse a través del transporte público, a cualquier punto de la ciudad:

El Barrio Latino y Saint Germain des Prés:

Ambiente bohemio, estudiantil e intelectual, es el punto que define al barrio latino, sin embargo, lo movida de su vida nocturna no se queda atrás, ofreciendo locales, bares y discotecas en los que la diversión parece no tener fin. Pero esa no es la única forma de entretenimiento, en sus cercanías es sencillo encontrar lugares emblemáticos como la Sorbona, el Panteón o los Jardines de Luxemburgo.

Muy cerquita, se localiza el Saint Germain des Prés, considerado el barrio histórico de los libreros, una zona de gran elegancia y colmada de galerías de arte; en lo que respecta a establecimientos para comer o divertirse, cuenta con igual variedad, escenario que se repite en su oferta hotelera.

Montmartre

Las mejores vistas y la espectacular Basílica de Sacré Coeur, esperan en este barrio emplazado en torno a la colina más alta de París; su encanto natural obedece al ambiente que le brindan las empedradas calles que albergan numerosos restaurantes, tiendecitas, bares y cabarets – tan famosos como el Moulin Rouge – de ello, lo indiscutiblemente entretenida que resulta su vida nocturna. La ventaja del Montmartre es que todo ello puede disfrutarse sin preocuparse del hospedaje, ya que alojamientos económicos es lo que sobra.

Montparnasse

Al igual que las anteriores, es una alternativa donde dormir en París alejado de las zonas más costosas; el hecho de no ser céntrico, hace del Montparnasse un barrio tranquilo y libre del abarrotamiento turístico que suele definir a la ciudad en temporada alta. Sus hoteles son bastante económicos y cuenta con excelente comunicación con el resto de la ciudad a través del metro; adicionalmente ofrece la posibilidad de degustar lo más suculento de la comida francesa, en sus múltiples restaurantes, pastelerías, y creperías, mientras que en las noches, sus establecimientos esperan para disfrutar de un par de copas, dentro de ambientes agradables.

Leave a Comment