Cocina

¿Existe el feng shui alimenticio? Así es la curiosa gastronomía macrobiótica

Recordando, según las creencias que se tienen en la cultura de oriente el feng shui consta de la canalización de las energías benignas y malignas. Se busca que por medio de cierto acomodo en la distribución del hogar, las energías benignas fluyan por los alrededores y disminuyan todas aquellas energías contrarias.

Con la gastronomía macrobiótica ocurre algo más o menos similar, se busca la armonía.

¿Explicación?

Bien. Según la definición, la gastronomía macrobiótica establece parámetros de alimentación, cuya base está sólida en los principios del ying y el yang. Se está hablando prácticamente del cómo se han adaptado recetas ancestrales de aquellas lejanas tierras, esto en aras de alcanzar un equilibrio en los aspectos fundamentales como la medicina, la misma alimentación y la espiritualidad.

¿Qué hay del mundo occidental?

Pues sí, existen principios que comparten similitudes. Generalmente, se prestan cuando se utilizan granos o cereales.

Desde Japón hasta Europa Y América

Ocurrió por allá por los años treinta.

Un filósofo de origen nipón cuyo nombre fue George Ohsawa, fue quien introdujo las curiosas enseñanzas que le iluminaron gracias a lo aprendido de la mano del doctor Sagen Ishizuka y su séquito Nishibata Manabu y Shojiro Gotoque.

Durante la década de los cincuenta, Ohsawa se encargó de llevar dicho conocimiento a tierras occidentales, por toda América la nueva gastronomía macrobiótica fue difundida por sus propios seguidores, Herman Aihara, Cornelia Aihara, Tomio Kikuchi, Michio Kushi y Aveline Kushi.

La gastronomía macrobiótica y sus principios

Una de las primeras cosas que la curiosa gastronomía enseña, es formar el hábito de alimentarse solo cuando realmente se tenga hambre y exclusivamente lo necesario. Comer por ganas no aplica.

Lo que se va a consumir, debe pertenecer al sitio en el cual se reside de forma actual y de temporada.

¿Fortalecer el sistema nervioso?, de ser el caso, no se deben tomar demasiados alimentos categorizados como el ying.

Mientras menos manipulados hayan sido los alimentos a consumir, muchísimo más aceptables.

No es cuestión de tragar burdamente, es disfrutar, masticar con conciencia y entender por qué causa se come en cada ocasión. Es alimentarse filosofando.

Muy bien, pero a todas estas… ¿Qué alimentos son Ying y qué alimentos son Yang?, solo por mencionar algunos:

Alimentos Yin 

  • Chocolate.
  • Queso fresco.
  • Azúcar.
  • Frutas o verduras del trópico.
  • Lácteos.
  • Bebidas con alcohol.
  • Aditivos.

Alimentos Yang

  • Alimentos fritos.
  • Sal cruda.
  • Embutidos.
  • Huevos.
  • Carne.
  • Horneados.
  • Quesos curados.

Siendo así, se dice que si se consumen demasiados alimentos Yang o salados, la lógica de la gastronomía macrobiótica insta a compensarlo por medio del consumo de alimentos Yin o dulces.

¿Alimentos más utilizados?

Generalmente el tamari o el miso, un alga que proviene de la soja. Se utilizan también ciruelas umeboshi y los tés verdes denominados como “de tres años”

Los cereales integrales y granos son los favoritos, aunque se pueden utilizar componentes vegetales y animales ya que no es precisamente una dieta fundamentalmente vegetariana.

¿Es estrictamente comida nipona?

Como bien establece uno de sus principios, se debe comer lo que se encuentre en el entorno en el que se esté viviendo, por lo que la nacionalidad del platillo bien pudiera ser japonesa, italiana, mexicana y hasta marciana. 

Lo importante se basa en la búsqueda del equilibrio.

¿Polémica con nutricionistas de occidente?

La hay. Algunos de ellos consideran que seguir al pie de la letra este tipo de alimentación, puede haber un deterioro en la salud.

Sin embargo se ha visto también, que la alimentación macrobiótica es en realidad una opción de escogencia sobre lo que favorece o no al organismo y no tiene por qué ser seguida al pie de la letra, después de todo busca el equilibrio.

Leave a Comment