Deportes

Corredora Americana Gabriele Grunewald muere a los 32 años por cáncer

Gabriele Grunewald, una de las mejores corredoras de media distancia de Estados Unidos, murió en Minneapolis después de inspirar a muchos con su larga y pública lucha contra el cáncer.

En el año 2009, se le diagnosticó un carcinoma adenoide quístico, una forma rara de cáncer en las glándulas salivales. Esto ocurrió mientras se postulaba para la Universidad de Minnesota. Luego de la cirugía y la radioterapia, ella terminó en segundo lugar en los 1,500 metros en los campeonatos de la NCAA de 2010.

Con el paso de los años, tuvo otros tres episodios más con esta enfermedad, mientras se dedicaba a forjar una carrera como atleta profesional y campeona de los EE. UU, sufriendo cirugías, tratamientos de radiación, quimioterapia e inmunoterapia. 

Justin Grunewald, quien es médico, dijo que el objetivo principal de su esposa después de su diagnóstico era asegurarse de que las personas con cáncer tengan más y mejores opciones de tratamiento. También quería que las personas a las que se les diagnosticó cáncer abordaran la situación con la cabeza en alto mientras hacen lo que les apasiona. «Quiero que la gente no pierda el enfoque en lo que era importante para ellos cuando la vida se pone difícil «, dijo en una entrevista.

Su fundación, Brave Like Gabe, comenzó a crear conciencia y beneficiarse de la investigación de formas raras de cáncer. En su sitio web, bravelikegabe.org , alentó a otros que luchaban contra el cáncer o la adversidad a compartir sus historias bajo el hashtag MyBraveStory.

Grunewald fue una competidora e inspiración hasta su muerte. En junio, su esposo escribió en una publicación de Instagram que Gabriele estaba en estado grave y que había sido trasladada a cuidados intensivos. Comentó también que al darse cuenta de la situación ella respiró profundo y gritó: » ¡NO HOY! «. Milagrosamente, al día siguiente, su situación se había normalizado.

Luego de esto, se reunió con familiares y seres queridos durante una semana, teniendo otra recaída a los pocos días, y siendo trasladada nuevamente al hospital. «Ella me dijo que estaba lista para ir al cielo y unos pocos días después lo hizo, solamente quería un par de días más para decir adiós», dijo Justin.

Leave a Comment