Las inesperadas cifras de COVID-19 de África diariocuatro
África, España, Internacional

Las inesperadas cifras de COVID-19 de África

El mes pasado, Ursula von der Leyen anunció un fondo de 15.000 millones de euros para ayudar a los países pobres a luchar contra COVID-19. «Sólo ganaremos esta batalla con una respuesta global coordinada», proclamó el Presidente de la Comisión Europea.

Y era en África donde se centraría gran parte de la atención y el dinero. Se temía que gran parte del continente se viera desbordado, con muchos países acosados por sistemas sanitarios débiles, gobiernos corruptos, guerras o megaciudades donde el distanciamiento social sería imposible. El Financial Times informó a principios de abril que Sierra Leona tenía sólo un ventilador para sus 7,5 millones de habitantes. En la República Centroafricana había sólo tres máquinas, mientras que Burkina Faso tenía once. La situación y las predicciones eran nefastas.

Sin embargo, a medida que nos acercamos a mediados de mayo, la mayoría de los países africanos no están informando de muchos casos (esto podría deberse a la falta de pruebas) pero, lo que es más importante, también están informando de muy pocas muertes. En un continente de 1.300 millones de personas -el 17% de toda la población mundial- África representa apenas el 1% del número de infecciones e incluso menos del 1% del número de muertes. Esto llevó a un académico senegalés, Felwine Sarr, a decir: «Los europeos están preocupados por nosotros, pero nosotros estamos preocupados por ellos».

Así que eso plantea la pregunta, ¿por qué? Algunos sugieren que podría ser un subregistro; que las pruebas simplemente no se están haciendo y la gente no está reconociendo los síntomas. Pero, hay pocas pruebas de que los hospitales estén siendo abrumados, o que haya habido un pico de muertes.

Tal vez la demografía ha ayudado. El 60% de las personas son menores de 65 años y sabemos que el nuevo coronavirus afecta desproporcionadamente a los ancianos. Además, algunos países africanos, como Ruanda y Uganda, se han cerrado temprano y duramente. Eso definitivamente habría ayudado, como lo hizo en Europa. Sudáfrica ha sido elogiada por su gestión, por ejemplo. Pero muchos otros han tomado muy pocas medidas y hasta ahora han logrado escapar de cualquier aumento masivo de casos.

Y tal vez esa sea la clave, hasta ahora. La respuesta más probable es que el virus simplemente no se ha afianzado adecuadamente en África todavía. Todavía estamos en las primeras etapas de esta pandemia mundial. La mayor parte de África está menos conectada que Europa o América del Norte, pero el virus, con toda probabilidad, acabará por arraigarse. Esas predicciones funestas pueden seguir siendo ciertas.

Esto no quiere decir que el continente más pobre del mundo no esté siendo golpeado duramente por el coronavirus. Se prevé que este año el África subsahariana sufrirá su primera recesión en 25 años, según un informe del Banco Mundial. En una evaluación desalentadora, el banco dice que la economía de la región podría contraerse hasta en un 5,1%. Podría empujar a decenas de millones de personas más a la pobreza y arriesgarse a un aumento masivo del hambre extrema. Ayer mismo, la Organización Mundial de la Salud advirtió que una interrupción de seis meses de la terapia antirretroviral, provocada por las interrupciones en los servicios y suministros de salud durante la pandemia de COVID-19, podría dar lugar a más de 500.000 muertes adicionales por enfermedades relacionadas con el SIDA (incluida la tuberculosis) en el África subsahariana en 2020-2021.

En última instancia, si bien esperamos que África logre sobrevivir a la crisis sanitaria del coronavirus, parece inevitable que, desde el punto de vista económico, las personas más pobres vuelvan a ser las más afectadas, con consecuencias devastadoras.

fuente : euronews.com

Foto de Jeff Ackley en Unsplash

Leave a Comment