Europa

La catedral de Notre Dame: La aguja será reconstruida exactamente como estaba, confirma Macron

La torre de la Catedral de Notre Dame que se derrumbó durante un incendio devastador en abril de 2019 será reconstruida exactamente como estaba, según ha decidido el presidente francés Emmanuel Macron.

Macron tomó la decisión después de que se le presentara un informe de 3.000 páginas del arquitecto principal a cargo del proyecto de reconstrucción, Philippe Villeneuve, sobre los métodos que recomienda para restaurar el armazón, el techo y la aguja de la catedral.

Contrariamente al presidente francés, que indicó poco después de la catástrofe que se debía prever «un gesto arquitectónico contemporáneo» para sustituir la aguja, Villeneuve siempre había abogado por la fidelidad al diseño original.

La aguja de estilo gótico se añadió al edificio durante las renovaciones del siglo XIX. Los diseños de Eugene Viollet-le-Duc se conservan todavía.

El éxito de una aguja original gótica

Los comentarios de Macron sobre la adición de un toque moderno al edificio medieval habían impulsado a los arquitectos de todo el mundo a enviar sus propuestas que incluían una piscina en la azotea, un tejado verde con una cubierta, una aguja hecha de vidrio que cubría una granja urbana, e incluso un aparcamiento.

Pero Villeneuve argumentó que el mantenimiento de los planes originales permitiría una reconstrucción más rápida, un argumento clave para Macron, quien ha prometido que el monumento será totalmente restaurado a tiempo para los Juegos Olímpicos de 2024 que se celebrarán en París.

«El presidente confió en los expertos y aprobó previamente las líneas principales del proyecto presentado por el arquitecto jefe (Philippe Villeneuve), que prevé reconstruir la aguja de forma idéntica», dijo la presidencia en un comunicado el jueves.

Una reconstrucción en marcha, pero con retraso

«La preocupación del presidente era no retrasar la obra o complicar el expediente. Era necesario aclarar las cosas rápidamente.

«Si hubiera sido necesario hacer una aguja contemporánea, era necesario un concurso específico, de donde un potencial retraso de la obra. Las consultas con grandes arquitectos llevaron a decir que esta apuesta de la aguja contemporánea era muy complicada y que un gesto contemporáneo podía imaginar otra cosa», añadió.

Los trabajadores comenzaron a desmantelar las 40.000 piezas de andamiaje que se fusionaron cuando el incendio arrasó el monumento el mes pasado. La delicada tarea, que se esperaba que llevara varios meses, debía comenzar antes, pero se retrasó debido a las medidas de bloqueo introducidas para detener la propagación de la pandemia de COVID-19.

El incendio del 15 de abril de 2019 y el colapso de la emblemática aguja, vista en vivo por millones de personas en todo el mundo, provocó una avalancha de dolor y donaciones.

Se prometieron más de mil millones de euros para la reconstrucción.

Leave a Comment