Ciencia y salud

Tratamientos para la tortícolis

Cuando hablamos de tortícolis, hacemos referencia a una lesión cervical que dificulta considerablemente mover la cabeza. Afortunadamente existen varios tratamientos para la tortícolis que aplicados de forma correcta permiten tratar esta condición.

¿Qué es la tortícolis?

Como mencionamos antes la tortícolis, se trata de una contracción muscular prolongada, que ocurre en la región del cuello. Este tipo de lesiones, causa dolor e incapacidad de moverse, provocando que la cabeza apunte hacia un hombro.

Es importante destacar que este condición, puede aparecer en la niñez o en la edad adulta, ya sea por lesiones en los músculos, o en caso de bebés estar en una posición incorrecta mientras se desarrollaba en el útero. Sin embargo, esta lesión se produce mayormente en adulto.

Causas de la tortícolis

Por lo general la tortícolis, afecta a personas de 30 a 60 años, y puede deberse a las siguientes causas:

  • Sufrir de un traumatismo grave.
  • Hacer movimientos fuertes o bruscos.
  • Exponerse constantemente a una corriente de aire frío.
  • Sufrir de una inflamación del músculo esternocleidomastoideo.
  • Poner nuestra cabeza en una mala postura mientras dormimos.

Además de las causas nombradas, la fatiga y el estrés, también pueden influir en el desarrollo de la tortícolis.

Síntomas de la tortícolis

Cuando se tratan de detectar los síntomas de esta lesión, lo primero es observar la postura de la cabeza, ya que esta adopta una postura anormal. Aparte de este síntomas, hay otros como;

  • Dolor cervical.
  • Dolor de cabeza.
  • Movimientos limitados del cuello.
  • Rigidez en el músculo esternocleidomastoideo.

Conocer y detectar los síntomas de la tortícolis, es una de las partes más importantes para pasar con el tratamiento. Debido a que un examen físico servirá para conocer la posición incorrecta de la cabeza y la rigidez en los músculos del cuello.

Tratamientos para la tortícolis

Con el fin de tratar esta condición debemos preparar infusiones, pomadas o usar aceites esenciales, básicamente tratamientos relajantes. Algunos tratamientos son;

Infusión de orégano

El extracto de orégano, tiene propiedades relajantes y antiinflamatorios, capaces de tratar los síntomas de la tortícolis.

Ingredientes

  • 1 taza de agua.
  • 2 cucharadas de orégano.

Preparación

  • Colocar una taza de agua a hervir.
  • Añadir el orégano a la taza de agua hirviendo.
  • Tapar la bebida y dejar que repose por 5 o 10 minutos.
  • Sumergir un paño o toalla, en la mezcla y aplicar en la zona cervical en forma de compresas.
  • Dejar por 5 minutos, descansar y luego repetir el mismo proceso para aliviar la dolencia.

Aceite esencial de romero

Entre los tratamientos para la tortícolis, tenemos el uso de aceite esencial de romero, en este caso el aceite  de romero tiene la capacidad de relajar los músculos contraídos y estimular la circulación.

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite de romero.
  • 1 cucharada de aceite de coco.

Preparación

  • Tomar ambos ingredientes y mezclarlos para obtener una mezcla homogénea.
  • Dar suaves masajes en la zona afectada con la mezcla, y dejar absorber.
  • Repetir el mismo proceso 2 veces al día.

Vinagre de manzana

La tortícolis, ocasiona tensión cervical, por lo que se recomienda usar vinagre de manzana para tratar esta y otras dolencias musculares.

Ingredientes

  • Media taza de agua caliente.
  • Media taza de vinagre de manzana.

Preparación

  • Mezclar vinagre de manzana con agua caliente.
  • Sumergir una toalla o paño en la mezcla y aplicar en la zona afectada.
  • Dejar actuar por 10 minutos luego descansar.

Aceite esencial de lavanda

Este aceite esencial, contiene activos antiinflamatorios que permite aliviar las contracturas y las lesiones musculares.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de almendras.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda.

Preparación

  • Mezclar todo los ingredientes, para obtener una mezcla homogénea.
  • Aplicar en la zona afectada, realizando un suave masaje.

Descansar y repetir el mismo proceso hasta sentir una mejoría.

Pomada de árnica

Usar aceite esencial de árnica es un buen tratamiento, en el caso de usarla con pomada, se logra estimular la circulación y disminuir el dolor muscular. Además de calmar los síntomas relacionados a la tortícolis, también logra tratar las lesiones cervicales.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • 1 cucharada de manteca de cacao.
  • Diez gotas de aceite esencial de árnica.

Preparación

  • Verter los ingredientes en un recipiente resistente al calor y derretimos al baño maría.
  • Mezclar para que todo se integre, y enfriar hasta que se solidifique.
  • Frotar la mezcla en la zona afectada, realizando un suave masaje.
  • Repetir el mismo proceso, para relajar el cuello.

Otros remedios para la tortícolis

Además de los tratamientos para la torticolis mencionados anteriormente, hay otros remedios capaces de tratar esta lesión.

Aplicar calor en la zona afectada

Aplicar compresas de agua caliente, es una buena opción para tratar la zona dolorida. Al igual que darse un baño de agua caliente con aceites esenciales.

Corregir la postura

Mantener la espalda recta, y apoyada al respaldo de la silla con los pies en el suelo, es la postura correcta para prevenir y tratar esta lesión.

Dormir en buena postura

Al permanecer en una mala postura, aparecen las contracciones musculares. La mejor postura para dormir es la posición fetal. Por otro lado, se recomienda usar una almohada cervical.

Ejercicios y estiramientos

Los ejercicios para cervicales, junto a los ejercicios de estiramiento, son ideales para la tortícolis. En estos casos, debemos combinar los ejercicios para maximizar sus efectos.

Leave a Comment